Terapia infanto - juvenil

Tratamos diversos problemas que surgen en la infancia o en la juventud:
Problemas de conducta, déficit de habilidades sociales, baja autoestima, miedos, ansiedad, bajo estado de ánimo…

PROBLEMAS DE CONDUCTA

Nuestros hijos se encuentran en un proceso continuo de cambio y desarrollo.
Durante todo este proceso, necesitan de nuestra guía y ayuda para ir descubriendo
cómo son y para formar una personalidad fuerte, firme y estable.
Sin embargo, en ocasiones, factores familiares, sociales, académicos… pueden
influirles de modo negativo, y generar conductas inadecuadas que no sabemos cómo ayudarles a manejar. Esto puede provocar en nosotros actitudes defensivas, de confrontación y crear un ambiente familiar tenso e inadecuado. Entrar en este
círculo puede resultar relativamente fácil; sin embargo, salir de él, a veces se nos
vuelve altamente complejo.
Por ello, desde VMPsicólogos, trabajamos tanto con los niños y adolescentes como
con los padres. Ambas partes están implicadas en un proceso familiar inadecuado en este momento, y es por ello por lo que creemos fundamental valorar con las dos qué está sucediendo y por qué. El trabajo conjunto orientado a devolver un clima familiar y personal estable y positivo, es nuestro objetivo fundamental.

ANSIEDAD

Miedos, problemas de ansiedad, fobias, obsesiones, tics… Los niños pueden
presentar síntomas de ansiedad de la misma manera que los presentan los adultos.
En su caso, además, podemos encontrarnos con la dificultad de expresar qué les
está sucediendo realmente.
Por ello, primero trabajaremos con ellos en la búsqueda del foco de su malestar,
pues ahí estará la raíz de su angustia. Después, les ayudaremos a comprender su problema y aprenderemos juntos estrategias que les lleven a enfrentarse a su
ansiedad como auténticos guerreros valientes.
Trabajaremos también con la familia, con el objetivo de dotarles también de
estrategias para ayudarles en su camino de superación.

BAJO ESTADO DE ANIMO

Vemos a nuestro hijo triste, sin su alegría habitual, con llanto frecuente combinado
en ocasiones con rabietas o reacciones desproporcionadas, no le apetece hacer las
cosas que habitualmente le encantaban… ¿Qué le pasa? Nos preguntamos.
Puede estar pasando por un proceso depresivo debido a múltiples factores que es necesario conocer para poder ayudarle. Cambios que haya vivido últimamente,
situaciones personales que no conozcamos, pensamientos negativos, baja autoestima, dificultades asertivas…
Es posible ayudarle a volver a ser él mismo, aprendiendo a gestionar sus emociones
y a desarrollar estrategias para enfrentar las cosas desde otra perspectiva.

HABILIDADES SOCIALES

“No tengo amigos”, “no sé cómo acercarme a los demás para hablar con ellos”, “me
da vergüenza”, “¿y si me dicen algo? prefiero quedarme solo”. Estas frases u otras similares pueden haber sido pronunciadas en alguna o en muchas ocasiones por vuestro hijo.
El déficit en habilidades sociales, puede causar un malestar grande en ellos, ya que
se pueden sentir incapaces de reaccionar y actuar del mismo modo que el resto de
sus compañeros de edad. Si también nos encontramos con una baja autoestima, es
posible que todo lo que tenga que ver con las relaciones con los demás se les haga
un mundo. Aprendiendo y conociendo qué es eso de las habilidades sociales, adaptándonos a su ritmo y a su modo de ser y ayudándole a adquirir herramientas que iremos poniendo en marcha poco a poco, podremos lograr superar este miedo y ayudarle a sentirse bien socialmente.

BAJA AUTOESTIMA

Es uno de los problemas que con más frecuencia podemos encontrarnos en la edad infantil y juvenil.
Nuestros hijos se encuentran en un momento de continuo cambio, en el que están aprendiendo a conocerse y a saber cómo quieren ser. Es uno de los procesos más difíciles por los que pasamos a lo largo de nuestra vida, y en ocasiones, la inseguridad puede intentar ganarnos la batalla.
Es en estos casos en los que surge la baja autoestima, y podemos sentirnos inferiores a los demás, extraños, diferentes, y con poca seguridad en nosotros mismos y en nuestras posibilidades.
Trabajar sobre ello con nuestros hijos, en este momento vital de continuo cambio y
aprendizaje, les ayudará a ganar confianza y seguridad como base para su edad adulta.

DEFICIT DE ATENCION CON/SIN HIPERACTIVIDAD

Puede ser uno de los problemas que más frecuentemente nos encontremos en
consulta en este período de edad.
Niños inatentos, impulsivos, inquietos… desde el colegio y desde casa, podemos ver
estas conductas en ellos, y no saber cómo ayudarles a gestionarlas. Además, aunque
parece que lo visible es lo más importante y lo que llama más la atención (su excesiva movilidad, su inatención, lo impulsivos que pueden ser…), lo verdaderamente Importante es el sufrimiento que a ellos les genera, pues no saben por qué les pasa, qué les lleva a actuar así y cuál es el motivo por el que los demás niños se empiezan, en ocasiones, a alejar de ellos por ser como son.
Un trabajo multidisciplinar (psicopedagógico, familiar y escolar), puede ayudar mucho a nuestros hijos a comprender qué les sucede y a aprender a manejar sus síntomas según cuáles sean éstos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad